El jarabe de arce se ha convertido en un símbolo de la cultura canadiense. No es solo un placer para combinar dulce y salado, sino una alternativa natural y equilibrada para endulzar y aportar un toque diferente a tu día a día.